Razón de Negocios: Nuevo Requisito fiscal

Introducción

Una de las iniciativas propuestas para adicionar como requisito para la deducciones autorizadas aplicables a la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) es el de adicionar el artículo 5-A al Código Fiscal de la Federación para recaracterizar aquellos actos jurídicos que carezcan «Razón de negocios» para considerarlos inexistentes, y poder así cobrar mayor impuestos.

Exposición de motivos

Con el fin de evitar el abuso en México de algunas deducciones, las autoridades fiscales, en el ejercicio de sus facultades de comprobación, podrán presumir si un acto jurídico carece razón de negocios.

¿Qué es una razón de negocios?

El mismo texto legal propuesto considera que no existe una razón de negocios, cuando el beneficio económico cuantificable, presente o futuro, sea menor al beneficio fiscal. Es decir, que la utilidad financiera sea mayor a la utilidad fiscal.

Se considera, para efectos tributarios, como «beneficio fiscal» cualquier reducción, eliminación o diferimiento temporal de una contribución, a través de deducciones, exenciones, no siendo objeto o sin reconocer para efectos fiscales una ganancia o ingreso acumulable, así como cualquier ajuste o ausencia de éste a la base gravable de una contribución, en adición a la aplicación de cualquier acreditamiento, recaracterización de algún pago, cambio de régimen fiscal, entre cualquier otra cosa que se le ocurra a la autoridad.

Sobre regulado

Me parece que contrario a lo que deberían ser las directrices tributarias que sean fáciles de entender, los legisladores en una auténtica reforma recaudatoria, buscan de cualquier modo, imponer impuestos a los contribuyentes, quienes deberán demostrar en todo momento su inocencia porque las autoridades fiscales siempre presumen, salvo prueba en contrario, situaciones que van en contra de los intereses de los gobernados.

Aseguro que está regulado, porque ya existe, para efectos fiscales, el término «estrictamente indispensable» como requisito para las deducciones fiscales. El término ha sido muy estudiado y objeto de diversas interpretaciones por parte de especialistas y jueces en la materia.

El término se refiere a lo mismo de fondo. Es decir, que una deducción no será permitida, si no es indispensable al objeto social de la persona moral o a la obtención de los ingresos para la persona física.

De acuerdo con algunas tesis, para determinar si una deducción es «estrictamente indispensable» se debe atender a los elementos comunes que
se han tomado en cuenta en la doctrina, como lo son:

1) Que el gasto esté relacionado directamente con la actividad de la empresa.

2) Que sea necesario para alcanzar los fines de su actividad o el desarrollo de ésta.

3) Que de no producirse se podrían afectar sus actividades o entorpecer su normal funcionamiento o desarrollo. *

¿Que no es lo mismo lo anterior que «la razón de negocios»

Mas cargas administrativas

Los contribuyentes deberán ahora cuidarse las espaldas y cuidar que sus operaciones no se encuentren en los supuestos legales que no se consideren como «razón de negocios» porque independientemente del costo financiero real que pueda tener la operación, si se encuentra en esta situación, y al considerarse una operación inexistente, se consideraría por tanto, el importe total de la operación, sin deducción alguna como ganancia sujeta al pago de impuestos, que muy seguramente será superior a la ganancia real del contribuyente. ¿Para quién estamos trabajando?

PD. No defiendo a los evasores fiscales que compran facturas que amparan operaciones inexistentes para deducir impuestos. En estos casos, todo el peso de la Ley. Sin embargo, pagan justos por pecadores. La desconfianza es generalizada… y de ambos lados, contribuyentes vs autoridades fiscales. Hasta la próxima.

  • Amparo directo 1703/90.-La Latinoamericana, Seguros, S.A.-6 de marzo de 1991.-Mayoría
    de votos.-Disidente: Carlos Alfredo Soto Villaseñor.- Ponente: Genaro David Góngora
    Pimentel.-Secretaria: Guadalupe Robles Denetro.
    Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo VII, junio de 1991, página 289,
    Tribunales Colegiados de Circuito, tesis I.3o.A.377 A.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies